Está prohibido la reproducción de los textos sin indicación de la fuente
   www.de-vrouwe.info 

para las imágenes es necesario el permiso escrito.

Aquí abren la página web oficial de la fundación Vrouwe van alle Volkeren.


Imprimir
4a Jornada Internacional de Oración, Amsterdam 2000



Contribución de
S. E. Mons. Joseph Kingsley Swampillai
Obispo de Trincomalee Batticaloa, Sri Lanka

Para mi es un honor y un regalo de parte de Dios che yo, viniendo de un pequeño país del Sur de Asia con el nombre de Sri Lanka - antes era llamado Isla de Ceilán – pueda venir a Amsterdam para participar a esta IV Jornada Internacional de Oración. Aquí puede verse verdaderamente nuestra fe en un sólo Señor Jesucristo que, con la intercesión de la Señora y Madre de todos los Pueblos , ha redimido la entera humanidad.

Estoy profundamente convencido que la promesas maternas y la intercesión de la Señora de todos los Pueblos – de traernos la paz y la unidad en este mundo lacerado por el modernismo, guerras y catástrofes – tienen una gran importancia para mi pequeño país. Desde hace mas de veinte años mi patria vive en la guerra y el odio, con todas las terribles consecuencias de pobreza, miseria y explotación.

En Sri Lanka a menudo la actual guerra viene llamada “terrorismo” o “guerra de liberación de las minorías” o “conflicto étnico armado”. De 18 millones de habitantes, el 74% pertenecen a la comunidad budista Sinhala; el resto de la población son llamados Tamili, el 7% de los cuales son cristianos, mientras el resto son hinduistas y musulmanes. La guerra se extiende a las provincias del Norte y del Oriente; se trata del reconocimiento de los derechos de las minorías. La consecuencia terrible es la muerte de miles de personas. Un número incalculable de personas ha perdido todos sus bienes y viven como refugiados en el país o en el extranjero.

Yo vivo en la provincia Oriental y por lo tanto también mi diócesis está dentro del territorio en guerra, razón por la cual la preocupación y el miedo me empujan a venir a la Señora de todas la Naciones, para que acelere nuestro proceso de paz y de unificación en Sri Lanka. Por esto he previsto que la oración de la Señora de todos los Pueblos sea traducida por sacerdotes competentes en las dos lenguas tamil y sinhala. Después la he confiado a Peter van der Veen e Michael van Soelen, que imprimieron 75.000 imágenes con la oración en lengua sinhala y 25.000 en lengua tamil. Hoy son los miembros de la Legio Mariae que la difunden.

En efecto, nuestro país cuenta con una antigua y fuerte tradición de veneración a la Virgen María. Hace ya cinco siglos que los misioneros portugueses trajeron la fe católica en Sri Lanka y desde este momento la Madre del Señor es la patrona de nuestro país.

Por esto, los mensajes que la Virgen María reveló aquí en Amsterdam (del 1945 al 1959) a una humilde señora, son extremadamente actuales y convenientes. Se revelan como otro medio extraordinario regalado por Dios a todos nosotros, para guiarnos hacia una nueva era de paz y de amor, a una era de unidad entre las naciones y los pueblos, para poner fin a las guerras y a las catástrofes. A todos aquellos que buscan refugio en María Mediadora y Abogada, será dada una nueva Pentecostés con la efusión del Espíritu Santo.

En fin, tengo todas mis razones para afirmar que Amsterdam ha sido elegida por la Divina Providencia, para ser la ciudad entre todos las países, a hospedar a la Señora de todos los Pueblos , en el nuevo milenio que justamente el Santo Padre ha llamado el “Milenio de la Virgen”.

 
 
  • Deutsch (DE-CH-AT)
  • Italian - Italy
  • Nederlands - nl-NL
  • Español(Spanish Formal International)
  • French (Fr)
  • English (United Kingdom)