Está prohibido la reproducción de los textos sin indicación de la fuente
   www.de-vrouwe.info 

para las imágenes es necesario el permiso escrito.

Aquí abren la página web oficial de la fundación Vrouwe van alle Volkeren.


Imprimir Email

AMSTERDAM, CONTINUACIÓN DE LA RUE DU BAC

En Amsterdam, la Inmaculada ha proseguido, con la nuova advocación de Señora de todos los Pueblos, el camino comenzado en la Rue du Bac. Podemos decir que el Señor se ha servido del “viaje a Francia de la imagen de Amsterdam” (1) para mostrar la profunda relación que hay entre París, lugar de gracia en que ha comenzado la época mariana, y Amsterdam, lugar de gracia en cuanto culminación del cumplimiento de la época mariana. Para exponer las concordancias más evidentes entre ambas apariciones, hacemos fundamentalmente referencia a un estudio del Comité Señora de todos los Pueblos, de 1973.

rue_du_bac* Conviene ante todo señalar que tanto en Francia, como en los Países Bajos los acontecimientos milagrosos ocurrieron en la capital.

* Los mensajes de la Stma. Virgen han sido revelados a dos mujeres sencillas, absolutamente sinceras. Las dos habían perdido a su propia madre en tierna edad y habían sido preparadas a su propia vocación por numerosas experiencias sobrenaturales.

* La Virgen revela a cada una de las videntes una oración relacionada con una imagen, con el encargo de hacerla conocer. En París le enseña a Catalina Labouré una invocación hasta entonces desconocida: “Oh María, concebida sin pecado, ruega por nosotros, que recurrimos a Tí”. En Amsterdam, la Señora de todos los Pueblos revela solemnemente a Ida Peerdeman su ORACIÓN, que contiene la insólita y sorprendente expresión “que un día era María”.

* Ambas videntes no sólo oyen la oración, sino que al mismo tiempo la ven escrita. Catalina vió el texto entero de la oración en un semicírculo que partía de la mano derecha de María, proseguía circundando su cabeza y terminaba en su mano izquierda, y el nuevo título: LA INMACULADA CONCEPCIÓN. En Amsterdam, en la visión del 11 de febrero de 1951, Ida vió las palabras de la oración escritas con grandes letras; en otra visión sucesiva, leyó el nuevo título de SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS en semicírculo en torno a la cabeza de María.

* El hecho de que tres veces en la Rue du Bac y seis veces en Amsterdam la Stma. Virgen haya dado precisas explicaciones sobre su imagen demuestra la importancia que le da a su fiel representación. Tanto en la Medalla Milagrosa, como en la imagen de la Señora de todos los Pueblos, María se presenta como la Mujer vestida de Sol de pie sobre el globo terrestre con los brazos tendidos. Catalina vió rayos deslumbrantes de esplendor que brotaban de las manos de María y oyó su voz que decía: “Estos rayos son el símbolo de las gracias que María obtiene para los hombres”. En Amsterdam, los tres rayos que brotan de las llagas transfiguradas en la palma de sus manos significan la gracia del Padre, la redención del Hijo y la paz del Espíritu Santo.

gebetsbild* Las apariciones en la Rue du Bac iban destinadas tanto a Francia, como al mundo entero, como lo precisó la Stma. Virgen aludiendo a la esfera dorata que sostenía en las manos. Lo mismo vale para Amsterdam, donde la Señora pide repetidamente ser llevada desde los Países Bajos a todo el mundo.

* Sin que se dieran cuenta, en el momento de las apariciones de la Stma. Virgen, Francia y Holanda estaban al borde del precipicio. Ella vino a ayudarlas y a indicar la vía de salvación.

* Tanto en París como en Amsterdam la Señora subraya la gravedad de los tiempos, sea en el aspecto religioso que en el político.
En París dice: “Los tiempos son muy críticos”. “Sobre Francia se adensan las desgracias”. “El mundo entero sufrirá desventuras de todo tipo”.
En Amsterdam amonesta de igual manera: “Esta época, de tal apostasía, el mundo nunca la ha vivido …”. (28.03.1951) “… el mundo entero se autodestruirá”. (19.11.1949)



* Ambos mensajes llaman la atención también al desprecio de la cruz. A Catalina le dice: “Hija mía, la cruz será despreciada, será tirada al suelo”. E Ida Peerdeman refiere: “Ahora veo de repente la Cruz… plantada en el centro del mundo. A su alrededor hay toda clase de personas, que sin embargo vuelven la cabeza”. (29.03.1946) “Es una grave lucha espiritual... Quieren transformar esa Cruz en otras cruces”. (3.01.1946) “Ella señala la Cruz y dice: ‘Todo el mundo tendrá que volver a ella, desde el más grande al más pequeño, tanto el pobre como el rico; pero costará mucho’”. (7.10.1945) “Que todos vuelvan a la Cruz; sólo entonces habrá paz y tranquilidad”. (11.02.1951)

Sabemos que el Papa Pío IX proclamó solemnemente en 1854 el dogma de la Inmaculada. Pero ya 24 años antes la “Inmaculada Concepción” se había manifestado a la novicia Catalina, invitando a los creyentes a decir esta jaculatoria: “Oh María, concebida sin pecado, ruega por nosotros que recurrimos a Tí”.
También en Amsterdam María desea que los fieles invoquen a la Corredentora, Medianera y Abogada. Como en París, su oración y su imagen preceden un dogma, el más grande y “el último dogma de la historia mariana” (15.11.1951), que, promete, será solemnemente proclamado un día: “Este dogma será muy discutido, pero se cumplirá”. (31.05.1951)

* En París “la voz celestial” continuó después de que se terminaron las visiones. “Hija mía, de ahora en adelante ya no me verás”, dijo la Stma. Virgen a Catalina, “pero en tus oraciones oirás mi voz”.
En Amsterdam, después de los mensajes, Ida siguió oyendo una voz celestial, como ella refiere en las “Experiencias eucarísticas”.

* Una evidente concordancia entre la INMACULADA y la SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS resulta así mismo de la fecha del primer mensaje de Amsterdam, del 25 de marzo de 1945, que no sólo era la Fiesta de la Anunciación, sino también el día en que en Lourdes, ne 1858, la “bella Señora” manifestó su nombre a Bernadette Soubirous con estas palabras pronunciadas en el dialecto de los Pireneos: “Que soy era Immaculada Councepciou”, o sea: “Yo soy la Inmaculada Concepción”.

LA CLAVE DE LOS CONCEPTOS MARIANOS

“Lo que comenzó aquí, ha sido proseguido por la Señora de todos los Pueblos”, dijo la Señora a Ida cuando la llevó a la Rue du Bac. Según lo cual y teniendo en cuenta todo lo anterior, podemos concluir que la Rue du Bac con la Inmaculada constituye el luminoso comienzo y Amsterdam es el punto culminante o –come allí afirmó la Stma. Virgen– “el colofón de los pensamientos marianos”. (4.04.1954)
Si en la Rue du Bac la Inmaculada nos introduce en una época profundamente mariana, así la Corredentora, Medianera y Abogada universal puede venir en cuanto Señora “a sus apóstoles y pueblos de todo el mundo, para traerles de nuevo el Espíritu Santo”. (31.05.1954)

 

LA MEDALLA MILAGROSA

Los evidentes paralelismos entre la Rue du Bac y Amsterdam solicitan de nuevo nuestra atención a la Medalla Milagrosa, de la forma como la Stma. Virgen ha querido que se acuñara. Reflexionando sobre el profundo sentido de los símbolos reproducidos en la medalla, se ve como Ella anticipó una medalla de la Corredentora, Medianera de todas las gracias y Abogada.

medaille1LA CARA DE LA MEDALLA
Medianera de gracias – Abogada

En la cara anterior de la medalla vemos a María que aplasta la cabeza de la serpiente, como Dios había anunciado en el primer libro de la Sagrada Escritura: la MUJER que con su Hijo Jesús aplasta la cabeza de la serpiente. (cfr. Gén 3,15)
Con los brazos abiertos y las manos de las que brotan rayos de luz, la Inmaculada Concepción distribuye gracias. En cada dedo lleva anillos, algunos de los cuales brillan. Un detalle interesante del diálogo de Catalina Labouré con la Stma. Virgen nos enseña que debemos pedir las gracias, pues a la pregunta de Catalina: “¿Por qué algunos anillos no brillan?”, la Virgen responde: “¡Esas son las gracias que olvidais pedirme!”.
La cara de la medalla representa a la Señora también como Intercesora, ya que la figura de la Inmaculada está enmarcada por la invocación:
“Oh María, concebida sin pecado, ruega por nosotros que recurrimos a Tí”.

medaille2EL REVÉS DE LA MEDALLA
Corredentora

En la cara de la medalla vemos a María, la Mujer que aplasta la cabeza de la serpiente, la Medianera de gracias y la Abogada. En el revés de la Medalla la Virgen se presenta como Corredentora, mediante los cuatro mayores símbolos de la Sagrada Escritura que se refieren a la corredención: la cruz, la M de María, el Corazón de Jesús coronado de espinas y el de María traspasado por una espada, con las doce estrellas de la Mujer del Apocalipsis.

La CRUZ expresa de forma completa todo el misterio de la Redención.

La M indica a María y su vocación universal. Está unida a la cruz tan estrechamente que no es posible separar una de la otra. Significa que Jesucristo y la Corredentora estan profundamente unidos en el mismo amor, en el mismo sufrimiento y en el mismo fin de la Redención.

LOS DOS CORAZONES HERIDOS constituyen el más hermoso símbolo del amor que redime. El Corazón de Jesús y el de María estan representados uno al lado del otro, dos corazones unidos indisolublemente en el mismo amor divino.

A la pregunta de Catalina, si en el revés de la medalla había que escribir un texto, María contestó: “La M y los dos corazones dicen lo suficiente”.

Las DOCE ESTRELLAS de la medalla indican la vocación universal de María como madre de todos. Nos recuerdan LA MUJER del Apocalipsis, vestida de sol y con una corona de doce estrellas en la cabeza, que grita en los dolores del parto. Ella sufre en cuanto corredentora por el mundo entero, para que Cristo pueda nacer en cada hombre.

Por tanto, ya en la Rue du Bac, en los dos lados de una medalla, la Stma. Virgen hace alusión a los tres títulos marianos:
Corredentora, Medianera de todas las gracias y Abogada.
En Amsterdam se da a conocer después directamente como Corredentora, Medianera de todas las gracias y Abogada con una sola imagen, de la cual dice: “Ella es el significado y la representación del nuevo dogma”. (8.12.1952)


LOS EFECTOS DE LA MEDALLA DE PARÍS Y DE LA IMAGEN DE AMSTERDAM

En 1832 se acuñaron las primeras 2000 medallas, precisamente en los meses en que Francia era afectada por una epidemia de cólera, que en poco tiempo provocó casi 20.000 víctimas en París. Las Hijas de la Caridad distribuyeron las medallas en los hospitales. Ocurrieron innumerables curaciones, tanto que desde entonces la medalla de la Inmaculada es llamada “Medalla Milagrosa”. Tres años después, las medallas distribuidas alcanzaron un millón de ejemplares. En 1876, el año en que murió Sor Catalina Labouré, el número de medallas distribuidas era de más de mil millones.
Lo que ha realizado en todo el mundo por medio de la Medalla Milagrosa, Dios quiere hacerlo de un modo aún más potente mediante la difusión mundial de la oración y de la imagen de la SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS de Amsterdam.
El gran milagro preanunciado aquí es el mismo Espíritu Santo, que debe venir a todos los pueblos.
A cuantos esperan un milagro visible, la SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS dirije su invitación a emprender una gran acción por el Hijo, la Cruz y la Abogada: “Comiencen esta obra de redención y de paz, llenos de celo y fervor, y verán el milagro”. (1.04.1951)
 



De: P. Paul María Sigl,
Die Frau aller Völker 'Miterlöserin Mittlerin Fürsprecherin'
Amsterdam – Roma, 25 de marzo de 1998




1 LA IMAGEN DE LA SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS EN FRANCIA

El Señor se sirvió de varias circunstancias para hacer que el cuadro de la Señora de todos los Pueblos estuviera durante un cierto tiempo en Francia. El Padre Crijns, sacerdote holandés que trabajaba en Francia como miembro de la ‘Militia Christi’, se había enterado de que el cuadro de la Señora de todos los Pueblos ya no estaba expuesto a la devoción pública en Amsterdam, en la iglesia de Santo Tomás. Pidió entonces a la vidente Ida Peerdeman y a su director espiritual el permiso de llevarlo a Francia, a su parroquia, lo que le fue concedido.

De ese modo, el 25 de mayo de 1966 el cuadro llegó a Ville d’Avray, cerca de París. Ese mismo día, por primera vez, la oración de la Señora de todos los Pueblos fue recitada en varios idiomas ante su imagen. Ida Peerdeman estuvo así mismo presente y también en la Misa de la tarde.
Algunos dias más tarde, el 31 de mayo, en el momento en que se dirigió hacia el altar para comulgar, Ida Peerdeman vió la luz que ella bien conocía y oyó interiormente estas palabras: “¡Así está bien!”. Con esta frase, la Señora expresó su aprobación al traslado del cuadro a Francia, en la iglesia dedicada a San Nicolás, patrono de la ciudad de Amsterdam.

Ya el 19 de junio de 1966 llegó a París el primer grupo de holandeses en peregrinación a “su” cuadro. También en esa ocasión estaba presente la vidente, que al día siguiente visitó la Capilla de Nuestra Señora en la Rue du Bac, donde en 1830 había comenzado la gran época de las apariciones marianas con la revelación de la “Medalla Milagrosa” a Catalina Labouré, entonces novicia en el Convento de las Hermanas de la Caridad.
Así lo cuenta Ida: “Cuando entré en la Capilla de la Rue du Bac me invadió una singular conmoción, nunca sentida hasta entonces. Tuve una extraña impresión. Asistimos a la Santa Misa y al regresar al mi puesto después de la santa Comunione, la Hostia en mi boca se animó. Interiormente sentí claramente una voz que decía: ‘¿Ves ahora el camino que Yo he querido? Por eso he dicho: ¡Así está bien!’

Al salir de la capilla, cuando la vidente contó lo que había pasado, la conmoción fue general. Fueron a la iglesia de San Nicolás y ante el cuadro de la Señora de todos los Pueblos dieron gracias con plegarias y flores como confirmación.

Tres años después, el 31 de mayo de 1969, Ida volvió a París. De ese día cuenta lo siguiente: “Mientras comulgaba en la iglesia de la Rue du Bac, volví a ver la luz y noté fuertemente la sensación de que el Señor estuviera de nuevo en mí. Sin que fueran pronunciadas, se grabaron profundamente en mí estas palabras:
‘Lo que comenzó aquí, ha sido proseguido por la Señora de todos los Pueblos’”.
 

  PDF de este artículo


De: P. Paul María Sigl,
Die Frau aller Völker 'Miterlöserin Mittlerin Fürsprecherin'
Amsterdam – Roma, 25 de marzo de 1998

 
 
  • Deutsch (DE-CH-AT)
  • Italian - Italy
  • Nederlands - nl-NL
  • Español(Spanish Formal International)
  • French (Fr)
  • English (United Kingdom)