Está prohibido la reproducción de los textos sin indicación de la fuente
   www.de-vrouwe.info 

para las imágenes es necesario el permiso escrito.

Aquí abren la página web oficial de la fundación Vrouwe van alle Volkeren.


Imprimir Email
archivo-acción



Testimonio sobre la acción mundial - 2015

Buenos días, queridos peregrinos. Desde la última Jornada de Oración en octubre, tan solo han transcurrido ocho meses. Sin embargo, queremos informarles muchas novedades sobre la Obra mundial. Sor Crescentia, Sor Juliana de Eslovaquia y quien les habla, les contaremos algunos bellos ejemplos.


Con alegría les traigo saludos de Ámsterdam, donde hemos rezado por todos ustedes en la capilla de la Señora de todos los Pueblos. En estos momentos, también se encuentran entre nosotros peregrinos holandeses.


Recientemente visitaron el Santuario peregrinos provenientes de Kerala, el estado más meridional de India, quienes con orgullo nos contaron que miles de personas veneran a la Madre de todos los Pueblos. En cuatro iglesias de la diócesis de Trivandrum la milagrosa imagen está siendo honrada desde hace 12 años, y todos los fieles rezan la oración “Señor Jesucristo” en malayalam, su lengua materna.
El 25 de marzo, se organizó una gran fiesta conmemorando el 70 º aniversario de la primera aparición en Ámsterdam. 500 fieles participaron en la procesión nocturna en medio de oraciones con la imagen de gracia y como consecuencia hemos recibido una gran cantidad de nuevos pedidos de la imagen con la oración.





 

Y ahora durante la primavera, hemos acogido a muchísimos grupos de peregrinos, ¡a veces incluso hasta tres al día! Llegaron sacerdotes coreanos que celebraron la Santa Misa en el Santuario, grupos provenientes de Indonesia, EE.UU., Italia y Alemania, e incluso de Filipinas.
Sí, cada día hay más y más personas de todo el mundo que encuentran el camino que conduce a la Madre de todos los Pueblos.





La imagen peregrina en la parroquia de Vitor Espadilha, Portugal


Para muchos visitar el Santuario de gracia también es como volver a casa.

Por ejemplo el párroco Vitor Espadilha de Portugal -quien a fines de abril junto con unos amigos organizó una peregrinación a Ámsterdam- desde hace más de tres años hace circular dos imágenes peregrinas de la Señora de todos los Pueblos en sus dos parroquias Moita y Vila Nova en la costa atlántica.

En 2014, Nuestra Señora visitó a 103 familias durante una semana. “Hay muchos testimonios”, dijo el padre Vitor muy animado. “Las familias sienten la presencia de la Madre y silenciosamente ocurren pequeños milagros. A menudo se advierte que ‘la Madrecita’ es la responsable de que suceda algo muy importante en la familia”.



Los esposos José Fernandes e Isabel Porte ya habían recibido con anterioridad la imagen peregrina varias veces en su casa. También en mayo de 2014 se repitió la visita. Durante esa semana, José Fernandes recibió la visita de sus nietas gemelas, las llevó ante la imagen peregrina y con mucho fervor pidió a la Madre de todos los Pueblos la gracia que Laura y Mafalda fueran bautizadas siendo todavía pequeñas, pues los padres de las niñas habían decidido dejar que en el futuro ellas lo pudieran decidir por sí mismas.
“Tan solo al día siguiente” -dijo José Fernandes sumamente contento- “Nos llamó nuestra nuera, y para sorpresa nuestra, nos informó que las mellizas serían bautizadas el 2 de agosto de 2014.” ¡Y así fue! Sí, toda la familia se reunió para el bautizo de las niñas en la iglesia parroquial de Santarém.

Tanto el párroco Joao Luis Silva como su amigo sacerdote Vitor, decidieron en Ámsterdam que la imagen peregrina fuera de casa en casa visitando así las familias de su parroquia.




¡A menudo nos sorprende la manera como algunas personas entran en contacto con la Madre de todos los Pueblos! La holandesa Marie-Jeanne llegó por primera vez hace dos semanas a la capilla para prender una vela por una enferma ante la imagen de gracia. Al mismo tiempo, ella nos contó:

“Recientemente, estando de vacaciones en Italia en la isla de Capri, en el puerto me llamó la atención una hermosa composición de baldosas que representa la Virgen María ante la Cruz. ¿Qué pasó? Un poco más tarde recibí junto con la cuenta del restaurante exactamente la misma imagen con la oración en holandés”.

Ciertamente, en Ámsterdam conocemos desde hace mucho tiempo el propietario del restaurante, Gianfranco Arbace, que ofrece la imagen con la oración de la Señora de todos los Pueblos en su lengua materna a todos los huéspedes que estén dispuestos a recibirla.








En estos últimos meses han llegado frecuentemente peregrinos provenientes de las lujosas islas del Caribe, Curaçao y Aruba.
Una de las razones es, sin duda, que el P. Petrus Canisius junto con tres laicos de Ámsterdam, estuvieron allí durante unas semanas en enero, por segunda vez, en la misión de la Madre de todos los Pueblos. El obispo local les había dicho: “Ojalá pudieran llevar la Señora de todos los Pueblos a las otras cinco islas de mi diócesis”.


Así es como esta vez llegaron más de 20.000 imágenes con la oración no solo en las escuelas, sino también en diferentes ciudades y finalmente a varias iglesias, donde los niños prestaron mucha atención.

El Obispo Secco, no dejó escapar la posibilidad de presentar la Señora de todos los Pueblos a través de un programa en la radio de manera sencilla y clara. Actualmente en su catedral de Willemstad, está colgada una imagen de tamaño original.







Imagínense que desde principios de este año ya se han enviado estampitas a más de 30 países. Incluso llegando hasta las remotas islas Salomón a 15.000 kilómetros de distancia. Estas islas paradisíacas se encuentran en medio del Pacífico Sur, al este de Papúa.

Desde allí, el misionero Jim Nolan pidió imágenes con la oración, con el fin de difundirlas entre los catequistas y seminaristas de más de 1.000 islas.






Bert Meijknecht de Leeuwarden, Países Bajos

Entre aquellos que regularmente solicitan muchas imágenes en Ámsterdam, se encuentra el holandés Bert Meijknecht con 74 de años de edad. Hace 12 años empezó con algo verdaderamente único: En su ciudad natal de Leeuwarden, que cuenta con 100.000 habitantes, distribuye personalmente la imagen con la oración de puerta en puerta.
Con mucho temor comenzó el sr. Meijknecht a entregarlas primero en su calle, luego en su barrio, y hasta el momento ya ha visitado sistemáticamente tres cuartas partes de la ciudad. A petición nuestra, él escribió un verdadero testimonio de una manera emotiva y sencilla, del cual ahora les leeremos un extracto:

“En el camino rezo e incluso después de tocar el timbre por lo general pido con rapidez: ‘¡Jesús, abre el corazón de estas personas a tu amor!’. Si no me rechazan, entonces les hablo al hombre, mujer, niño – o a quien me haya abierto la puerta - brevemente en términos sencillos, sobre la imagen y la oración de la Madre de todos los Pueblos. Digo que esta oración es más poderosa que todas las manifestaciones, conferencias y acciones militares. De hecho se debe a que ésta posee un poder divino que ayuda a que el Espíritu de Amor vuelva, pues sin Él nunca habrá paz. Muy a menudo surgen hermosas conversaciones sobre la fe incluso con protestantes, judíos o ateos. Cuando aceptan la estampita, añado que sin lugar a dudas Dios se alegrará particularmente por su oración. A los católicos no practicantes eventualmente les regalo una hoja con los horarios de la Santa Misa en la ciudad, y si me lo piden, vuelvo a pasar para entregar el libro de los mensajes o un cuadro de la ‘Vrouwe’.”

Bert Meijknecht inicialmente repartía 10 imágenes por semana. Con el tiempo, el número aumentó a 40. Para ello tiene que timbrar alrededor de 100 veces a las puertas y necesita dos tardes semanales en las calles por un par de horas.
Sólo la oración le da a Bert la fuerza necesaria para no desanimarse a pesar de la lluvia, el frío, dolores corporales, reacciones negativas o imprecaciones. “Decir que no soy un testigo de Jehová, sino que provengo de la Iglesia Católica, ayuda. Esto casi siempre despierta confianza.
Los más abiertos son los adolescentes, musulmanes, hindúes, africanos y asiáticos. Siempre el momento más hermoso es cuando la persona que está al frente mío escucha en silencio. Entonces siento que la chispa salta.

Cuando ha pasado una semana y estoy de nuevo en camino con mi bicicleta por la ‘Vrouwe’, a veces se me ensancha el corazón con un poco de envidia por aquellos que agradablemente disfrutan la tarde. Pero una vez terminada mi misión, estando en casa, es cuando emerge de lo más profundo de mi ser un sentimiento de gratitud y alegría, es como si se cumpliera el sueño de mi juventud de ser misionero. Y yo sé que soy una ruedita en el plan de Dios”.





Algunas llamadas telefónicas hechas desde Francia al Santuario nos causaron mucha gracia. En poco tiempo algunas personas pidieron imágenes con la oración, siempre con la misma indicación: “Recibí una llamada del cielo.” Resolvimos el enigma cuando nos dimos cuenta que la “Llamada del cielo”, es el título de una revista francesa que había publicado un artículo haciendo énfasis sobre la importancia de la Obra mundial, animando a los lectores que consiguieran imágenes con la oración.






Olivier Alberici de Marsella, Francia

Quedémonos un poco en Francia. Olivier Alberici, editor católico de Marsella tuvo serios problemas con otro editor. En noviembre de 2014 nos escribió:

“Debido a las amenazas de aquel editor que se oponía a mis derechos de autor, me vi obligado a recurrir a un abogado. Pero en ese momento recibí vuestro mensaje desde Ámsterdam que terminaba con las palabras: ‘En María, nuestra Abogada’. Me impresionaron mucho y comprendí: ‘¡Ahora se trata de recurrir a la Señora de todos los Pueblos, la verdadera Abogada!’.

Y así empecé a rezar esa misma tarde la novena. Al terminar los nueve días recé el Credo y le dije a la Madre Santísima: ‘Ahora te ruego, que en este momento ese editor me escriba un correo electrónico comunicándome que renuncia a la reimpresión no autorizada’.
Luego fui al computador y a los pocos minutos me llegó un correo del editor comunicándome que él renunciaba a sus planes”.
Lleno de alegría y gratitud Olivier rezó inmediatamente todo un rosario sólo con la oración de la Señora de todos los Pueblos.






Anna de Koblenz, Alemania

Muchas oraciones escuchadas permanecen completamente ocultas. Sin embargo, como por casualidad, nuestro hermano Manfred descubrió un hermoso testimonio en la revista católica alemana: “Liebt einander” (Ámense los unos a los otros). De ese modo nos pusimos en contacto con Anna, de Koblenz, que escribió un artículo con el título: “Usted será ricamente bendecido”. Ella nos manda un cordial saludo y se alegra que comuniquemos su experiencia con la Madre de todos los Pueblos:

“Yo tenía 26 años, era feliz, estaba recién casada y nunca había estado enferma. Además, siempre había sido muy creyente. En abril de 2012, me diagnosticaron un tumor cancerígeno en la piel, que fue sacado rápidamente. Después de esto, durante los siguientes meses tuve que acudir constantemente a citas médicas. Debí someterme a otra operación en el hospital universitario y además, por precaución, me extirparon los ganglios linfáticos de un lado. Al final los resultados confirmaron que también éstos estaban afectados por metástasis. Los médicos ya no sabían que hacer conmigo y se mantuvieron fieles a sus estadísticas. Pensé entonces que no iba a ser un conejillo de indias. Hubiese tenido que soportar la última operación para extirpar completamente los ganglios linfáticos. No estaba para nada de acuerdo.

En ese tiempo yo visitaba con frecuencia la Iglesia del Sagrado Corazón en Koblenz. Un domingo se me cayó una estampa del libro de cantos y la devolví a su lugar. Una y otra vez trataba de guardarla, sin embargo, ésta se volvía a caer. En mi interior algo me decía que debía quedarme con ella. Era la imagen de la Virgen María, la Madre de todos los Pueblos, y alguien había pegado un pequeño pedazo de papel diciendo que quien rezara esta oración todos los días, sería ricamente bendecido. También esto fue lo que hice. Algunos días antes de la operación descubrí que estaba embarazada y me sorprendió mucho ya que mi marido y yo fuimos muy atentos en evitar la posibilidad de un embarazo.
Los médicos me aconsejaron abortar porque estando embarazada yo no podía ser operada, y por lo tanto, no tenía esperanzas de vivir mucho tiempo. Sin embargo, el provocar un aborto, para nosotros estaba fuera de lugar.

Estaba claro que Dios me estaba dando una oportunidad, un regalo. Me acordé del mensaje adherido a la imagen con la oración. ‘Usted será ricamente bendecido’. Vi esta bendición en el bebé que estaba esperando... Mi embarazo transcurrió completamente sin problemas y en julio de 2013 dí a luz una niña sana. Inmediatamente después del parto me hicieron todos los análisis. Todo estaba bien, no se encontraron más rastros de cáncer. Dios y mi hija me han regalado una nueva vida. Yo hubiese estado dispuesta a dar mi vida por la de mi hija: Anna”.
¡Sí, en este caso es verdaderamente necesario darle gracias a la Madre de todos los Pueblos por su ayuda!




Roberto Casani de Pisa, Italia

Vayamos a Italia. A principios de diciembre de 2014, Roberto Casani de Pisa visitó la Capilla de la Señora de todos los Pueblos contándonos una experiencia decisiva en su vida:

Estando de viaje temprano en la mañana, como representante de una empresa de confecciones; se sentía tan mal interiormente que el empleado de la estación de servicio de gasolina que lo atendió, trató de persuadirlo para que no continuara su viaje. Ya que no pudo convencer a Roberto, el empleado sacó de su billetera su propia imagen gastada de la Señora de todos los Pueblos para dársela. Roberto la aceptó poniéndola delante del parabrisas y se marchó.
Poco después llegó al sitio donde acababa de suceder un accidente muy grave. En aquel momento pensó: “Si el empleado de la gasolinera no me hubiera detenido y no me hubiera dado la imagen con la oración, ahora hubiera estado involucrado en este accidente”.

Como confirmación, ese mismo día Roberto se topó por segunda vez con la Señora de todos los Pueblos. Al cabo de recorrer unos cien kilómetros, en un área de servicio de la autopista, Roberto le dio unas monedas como propina a la mujer responsable de los servicios higiénicos haciéndole cumplidos por sus numerosas estampitas de santos, entonces la mujer le mostró con orgullo su imagen favorita: ¡La de la Madre de todos los Pueblos!

En Ámsterdam, Roberto concluyó diciendo: “Por causa de lo sucedido y de una enfermedad, me acerqué más a la Iglesia y a la fe. ¡Debo admitir que hubo recaídas! Le ruego a la Señora de todos los Pueblos que me ayude a no extraviarme, ya que soy una oveja perdida como las de la imagen ¡Pero que dirigen su mirada hacia la Señora de todos los Pueblos!”.
Antes de irse, Roberto adquirió suficientes imágenes con la oración para distribuirlas en su país y prometió rezar fielmente la oración de Ámsterdam.




En Eslovaquia, en el mes de febrero, 3.000 fieles participaron en la Jornada Nacional de Oración en Nitra, después de que ya en diciembre se había realizado una misión por las calles distribuyendo la imagen con la oración y por la noche en la catedral se hizo una vigilia “Nightfever” con la exposición del Santísimo. No todos entraron a la iglesia, pero casi todos aceptaron la estampita.

Dominika Tomanová de Nitra, que recién superó los exámenes para concluir la secundaria, nos dijo al respecto:


Dominika Tomanová de Nitra, Eslovaquia

Algunos jóvenes permanecieron ante el Santísimo Sacramento orando por la misión en las calles. Otra parte de ellos recibió la bendición del Obispo William Judak antes de dirigirse al mercado de Navidad. Las personas tenían tiempo y por consiguiente se podía hablar fácilmente con ellas. Después de un rato hasta se nos ocurrió algunas estrategias para ofrecer la imagen con la oración. Por ejemplo le dijimos a una familia: “Esta es una oración por la paz en la familia”. O a una pareja de enamorados: “Tenemos aquí una hermosa oración por la unidad en la relación”.
Un hombre le preguntó a Lubo, un estudiante universitario: “¿Y para qué sirve?”. Y Lubo le explicó: “Es una oración por la paz en el mundo, pero también para nuestras vidas” - “Ajá”, replicó bromeando: “¡Entonces me sirven 100!”. Pero Lubo le aconsejó espontáneamente: “¡Tome una, pero récela 100 veces!”.
Estuvimos sorprendidos que incluso jóvenes que aparentaban ser muy “cool” (bohemios), aceptaron la imagen con gusto.
Aquella noche distribuimos alrededor de 1.000 imágenes con la oración.



Nuestras misioneras en Kazajistán

Desde Astana, la capital de Kazajistán, nos llegaron los saludos de nuestras hermanas Martha y Madeleine. Como muchos otros espectadores, están conectadas a esta transmisión en vivo y sobre todo son fervientes misioneras de la Madre de todos los Pueblos. Ellas nos escribieron sus experiencias vividas en las citas médicas durante la semana pasada:

“Estuvimos casi todo el día en diversos edificios del hospital. De tal modo pudimos tener numerosos encuentros. Todas las personas, realmente todas, aceptaron la imagen con la oración: rusos, kazajos, médicos, pacientes, el personal. Nadie la rechazó. Claro está que es más fácil entregar una imagen a una persona simpática, que a otra que por ejemplo estaba en la sala de espera. Un estudiante de cabello largo que estaba vestido como un “hippy” y escuchaba música rock con grandes audífonos a tan alto volumen, que debíamos soportarla también nosotras. Su mirada vacía nos decía: ‘¡Aquí no tienen ninguna oportunidad!’”.

Pero la Hermana Martha escribió: “Yo no paré de rezar por el joven y de mandarle la bendición especial y maternal de la Virgen María. Después de unos momentos me di cuenta que él bajaba el volumen de la música, finalmente la apagó y se quitó los audífonos. Luego se volvió hacia mí, y entablamos una conversación. El estudiante provenía del norte de Kazajistán donde frecuenta la Iglesia Ortodoxa. Se mostró muy interesado por nuestra misión. Tuve el tiempo justo de darle la imagen antes de que le tocara su turno. Ese mismo día nos encontramos tres veces más con él y siempre nos salía al encuentro para agradecernos por la imagen. Tanto, que al final nos despedimos como viejos amigos”.

Sor Madeleine escribió: “La Obra mundial de la Señora de todos los Pueblos logró incluso abrir el corazón de los médicos de una manera palpable. Tendríamos muchas cosas por contar.
Varios doctores nos confiaron sus propios sufrimientos y cruces tras haber recibido la imagen con la oración. Lo hicieron pidiéndonos que rezáramos por ellos. Incluso uno de ellos llegó a decir: ‘También nosotros necesitamos sanación’”.

Una mañana, las dos hermanas debían someterse a los mismos exámenes.
A Sor Martha le tocó el primer turno: “Delante de mí estaba sentada una doctora con rostro severo y apático, debo decir que no muy gentil. Mientras me realizaba el tratamiento, de manera no muy suave, me puse a pensar que ella también tenía el derecho de conocer el amor de la Santísima Virgen. Cuando al final le ofrecí la estampa, la Señora de todos los Pueblos la debió haber tocado profundamente en su interior, porque en ese mismo momento cambió su aspecto severo y su rigidez inicial se desmoronó como una pared invisible. Su rostro comenzó a brillar, y cuando yo le explicaba un poco sobre la imagen con la oración, le brotaban lágrimas de los ojos y con una sonrisa me dijo: ‘Por favor, le pido que me dé algunas imágenes más. Necesito una para mi marido y otra para mi hija. Y ojalá pudieran darle una a mi ayudante en la recepción, pues ella y su familia la necesitan con urgencia’.

Cuando después de mí le tocó el turno a Sor Madeleine, la doctora la recibió muy gentilmente. Ciertamente debió haber leído el nombre de bautismo en los documentos de Sor Madeleine, y por esta razón hasta llegó a llamarla cariñosamente usando el diminutivo ‘Ellačka’ y durante el tratamiento le decía ‘mi querida’… ¡Qué cambio en su conducta! Y nosotras, las dos pacientes, ¡Regresamos muy felices a casa!”.



“Tú eres el instrumento. La Señora se encarga de todo”, dijo la Madre de todos los Pueblos. Cuán ciertas son estas palabras. Sor Martha, nuestra hermana misionera, hizo la experiencia de una forma impresionante. El siguiente hecho tuvo lugar en el aeropuerto de Pavlodar, Kazajistán, mientras la Hna. Martha estaba esperando debido al prolongado retraso de su vuelo.

“Este retraso inesperado fue el comienzo de una conversación con una mujer musulmana que se sentó a mi lado. Al poco tiempo ella me preguntó: ‘¿Hace poco celebraron la pascua verdad?’. Le expliqué brevemente sobre el sufrimiento de Cristo por amor, su muerte y su resurrección y sobre la Madre de Jesús. Ese era el momento adecuado para regalarle la imagen con la oración. Al mismo tiempo le explicaba en pocas palabras a la musulmana sobre la importancia de esta oración, que personalmente María, Myriam, la había revelado para las necesidades de las personas y la reconciliación de los pueblos.

Entonces la mujer me contó que ella también rezaba yendo a la mezquita. Y luego añadió: ‘¿Tiene por casualidad más imágenes con la oración? Por razones de servicio estoy de viaje hacia Dubái, en los Emiratos Árabes. Allí estaré en contacto con muchos amigos de diferentes países, musulmanes, ortodoxos, luteranos, e incluso no creyentes. ¿Usted también piensa que no importa que sean de otras religiones? No se preocupe, no tiraré las imágenes a la basura. ¡Sé que la oración realmente ayuda!’.

Desafortunadamente ese día sólo tenía 30 imágenes y me preguntaba si en realidad debía dárselas todas. Apenas las vio, la mujer se alegró y me preguntó: ‘Oh, ¿me podría regalar todas las estampitas? Le aseguro que las distribuiré antes de la conferencia y a los amigos más cercanos se las daré durante la cena como un regalo personal’”.

 
 
  • Deutsch (DE-CH-AT)
  • Italian - Italy
  • Nederlands - nl-NL
  • Español(Spanish Formal International)
  • French (Fr)
  • English (United Kingdom)