Está prohibido la reproducción de los textos sin indicación de la fuente
   www.de-vrouwe.info 

para las imágenes es necesario el permiso escrito.

Aquí abren la página web oficial de la fundación Vrouwe van alle Volkeren.


Imprimir Email
archivo-acción



Testimonio sobre la acción mundial - 2012

¡Al santuario en Ámsterdam nos han llegado numerosos testimonios y nos han informado de ejemplos gratificantes de la Acción Mundial, todos merecedores de ser mencionados!
Comenzando por Sigmund Janas, residente de Silesia, quien en Alemania encontró diferentes métodos y caminos que le han permitido difundir casi un millón de imágenes de la oración.

O como otro importante ejemplo, el de la Doctora Mónica van Elmpt, quien fielmente cada semana, por las calles de Ámsterdam dedica una hora a la distribución de la oración por la paz, prometida por la Señora de todos los Pueblos.
A veces, sin embargo, es la misma Santísima Virgen María quien inesperadamente, encuentra el modo para que alguien reciba su imagen y su oración.

La Hermana María Columba narra: “Hace poco, regresando del mercado camino hacia el santuario, pasando por uno de los canales de Ámsterdam, llevaba ramos de flores destinados para la capilla y en particular para adornar el cuadro de la Señora de todos los Pueblos. Sin darme cuenta, uno de los ramos se me cayó de la canasta de la bicicleta. Repentinamente, alguien detrás gritó: “U heeft de bloemen verloren”, “¡Se le cayó un ramo de flores! Inmediatamente me detuve y vi a una mujer haciéndome señas con el ramo. Rápidamente regresé y lo recuperé. Como agradecimiento, le ofrecí espontáneamente a la señora una imagen, la cual acogió con una sonrisa diciéndome: “Oh, con mucho gusto se la acepto”. Luego, nos apresuramos para despejar el estrecho camino permitiendo que un conductor pudiera seguir su camino. ¡Sí, incluso a veces, “la Señora de todos los Pueblos” se sirve de un pequeño percance!

Otra hermana de la comunidad en Ámsterdam nos contó: “En una ocasión, entrando en la oficina de correos para retirar una carta certificada, quedé impresionada por la atmósfera tan mundana que se respiraba, así que pensé dentro de mí: “¡oh, querida Virgencita, hoy no me siento en condiciones de repartir tu imagen!”.
Mientras tomaba a toda prisa el pasaporte de mi bolso para identificarme, una imagen salió revoloteando por encima de la ventanilla, cayendo a los pies del empleado. Entonces en estas circunstancias me fue más fácil regalársela. Y él la aceptó con agradecimiento. Saliendo, hice el propósito de ser más valiente la próxima vez”.

También Nel, residente de Doorn, en los Países Bajos, distribuye las imágenes con la oración. Una vez le sucedió que se la ofreció al cajero de la tienda de productos naturales. Cuando regresó la semana siguiente, inmediatamente se le acercó el vendedor diciéndole: “Tengo que contarle algo: en la tarde de ese día, cuando usted me regaló la imagen de la Virgen María, de repente con mi familia comenzamos a hablar de Jesús y de María. Mi hijo me preguntó: “¿Cómo es la Virgen María? ¡Yo nunca la he visto!”. 'Espera' - le dije y fui a tomar la imagen que usted me había dado. Mi hijo apenas la vio, exclamó: “Oh, esta me gusta. La colgaré en la cabecera de mi cama”.

También entre los peregrinos de Eslovaquia, hoy se encuentran Andrej y L’udmila Šarišsky, con sus hijas. Hace cuatro semanas, esta pareja greco-católica estuvo en la Capilla de la Señora de todos los Pueblos en Ámsterdam. Allí L’udmila nos confió que hace 12 años se había convertido cuando la imagen peregrina de la Señora de todos los Pueblos llegó a su pueblo Dačov, al este de Eslovaquia.

L’udmila Šarišska: En esta Jornada de Oración, agradezco por haber conocido desde hace doce años a la Madre de todos los Pueblos. Desde entonces han cambiado, para bien, muchas cosas en mi familia. Todo comenzó en julio del 2000. Como Madre de seis hijos, estaba sobrecargada de trabajo en nuestra gran granja. Me levantaba a las cuatro de la mañana para ocuparme del ganado. Debido al exceso de trabajo, renegaba y maldecía por la menor cosa. Un día los niños llegaron a casa diciéndome: “¡Mamá, donde los vecinos está la Virgen!”. “¿Pero cuál Virgen? ¡Ella vive en el cielo!”, contesté irritada. Entonces mi pequeño hijo de seis años comenzó a llorar: “¡Mamá, de todas formas ven! ¡La Virgen nos espera!”. Pero yo le grité: “Ahora no puedo, tengo muchísimo trabajo y no tengo tiempo. ¡Tengo que ir al establo a ocuparme de los toros!”.
Al final y en contra de mi voluntad, acepté acompañar los niños a casa de la vecina, donde unas 20 personas estaban en la sala reunidas en oración, delante de un cuadro con la imagen de la Virgen. Permanecí al fondo de la habitación para observar, absolutamente apática. Pero en mi interior se comenzó a desatar una tormenta, tanto que hasta sentía una opresión en todo mi cuerpo. Llena de resentimiento fijaba mi vista en la imagen, preguntándome: “¿Qué estoy haciendo aquí?”. Sin embargo, después de una hora, algo se desató dentro de mí. No sé cómo, pero de repente sentí alivio y paz; como si fuera otra persona.
Al día siguiente, Ludka mi hija mayor, me dijo de repente: “Mamá, ¿te das cuenta que hoy no has renegado ni maldecido?”. Solamente en ese momento me di cuenta, que a pesar de haber tenido algunos inconvenientes, de mi boca no había salido ninguna mala palabra. Además, también sentía un gran e inexplicable deseo de ir a confesarme. Sumamente sorprendida, mi hija se percató: “¡Pascua ya pasó y todavía falta mucho tiempo hasta Navidad! ¿Por qué te quieres confesar?”. Pero algo me impulsaba a ir a confesarme y así lo hice aquel mismo día. Desde entonces estoy completamente liberada del vicio de maldecir”.

Después, la imagen peregrina de la Señora de todos los Pueblos, se le confió a L’udmila; durante seis meses, ella misma la llevaba a todas las familias de su pueblo que lo desearan. Lo que no fue tan sencillo.

L’udmila: “Algunas personas incrédulas se burlaban de mi conversión. ¡Otras, no querían recibir la imagen y mucho menos querían venir a rezar, dado que quien guiaba la oración era una ‘pecadora’! Esto me dolía mucho, pero en el fondo sabía que tenían razón. Efectivamente, antes me era más fácil pecar que rezar”.

A pesar de todo, en el transcurso de estos 12 años, muchos cosas han cambiado. Si anteriormente eran tan sólo una docena de ancianas las que venían a rezar el rosario antes de la Santa Misa, ahora cada primer domingo del mes vienen muchísimos feligreses. Un año y medio después de la conversión de L’udmila, su esposo Andrej, dejó de beber y desde entonces los dos llevan una vida como cristianos comprometidos.
L’udmila colabora todos los días en la parroquia tocando el órgano, cantando y además, es asesora de los monaguillos.

Su esposo atestigua: “Antes trabajábamos fatigosamente en el campo hasta las nueve de la noche. Ahora lo suspendemos ya a las seis para prepararnos a ir en la iglesia. Perdemos tres horas de trabajo, pero a pesar de esto, todo funciona bien. Y desde el punto de vista espiritual, se trata de una fuente de gracias”.

Ahora vayamos a Italia. Nuestros seminaristas nos describen como una jornada normal de estudio en Roma, puede terminar en una improvisada misión con la imagen de oración”:

Cuando se terminan las lecciones en la universidad, siempre tenemos que apurarnos para alcanzar el autobús que nos lleva a la estación de “Roma Termini”. Y una vez sucedió que todos lo alcanzaron sobre el tiempo, menos Janko, de Suiza. Pero él no se dejó desanimar y comenzó a correr detrás del autobús tan rápido como pudo para poder subirse en la siguiente parada. Al inicio demostró que no perdía mucho terreno, iba casi a la par; y en el bus los pasajeros comenzaron a hacer sus apuestas: ¿lo logra o no? Mientras tanto, casi todos los pasajeros se interesaron por el corredor que venía por la acera. Debido a que llegando a la plaza Venecia el bus debía hacer algunas curvas, Janko pudo alcanzarlo en la parada. Subió exhausto y fue recibido por un aplauso. “¡Felicitaciones, felicitaciones!”, exclamaban los italianos.
Asombrado, Janko se entero que había sido observado durante su carrera. ¿Cómo reaccionó? Abrió el portafolio que contiene las imágenes de oración y las distribuyó entre los presentes, quienes la aceptaron con mucho gusto. Incluso algunos que estaban en la parte de atrás del bus vinieron hacia adelante para poder recibir una. (En la foto: Janko es el más alto de los seminaristas)

Ancianos y jóvenes ¡Todos pueden colaborar con la Acción mundial!

Ettore Fava nos escribe desde Turín:
Con gran interés leí la valiosa revista que contenía la conferencia sobre la importancia de la Señora de todos los Pueblos. A pesar de mis 88 años, nació en mí el deseo de ser útil para ayudar en la distribución de la oración de María, que es verdaderamente nuestra Madre.

Así es como Ettore inicialmente adquirió 250 imágenes y obteniendo el permiso de los sacerdotes de tres parroquias en Turín, habló personalmente a los feligreses para animarlos a orar la oración. Entre tanto, Ettore va por muchos lugares con esta misión por la “Señora de su corazón”, como él afectuosamente la llama. Él mismo reza a menudo “Su” oración, de día y también de noche. Por teléfono nos contó: “Mi amor hacia la ‘Madrecita’ es joven y fresco. ¡Este amor no envejece!”.

También dos de nuestras hermanas visitaron diferentes clases en una escuela profesional en Ariccia, cerca de Castelgandolfo.
En esa ocasión distribuyeron 700 imágenes de oración entre los 400 jóvenes que encontraron clase por clase, también si el director de la escuela les había advertido: “¡Seguramente ellos no les aceptarán algo así!”.
Contrariamente a toda expectativa, luego, los alumnos más difíciles entre los 13 y 20 años, se mostraron muy interesados e hicieron muchas preguntas. Los docentes no lo podían creer. Normalmente, los alumnos -que en efecto, viven en orfanatos o en familias adoptivas- se comportan tan mal y hacen tanto ruido, que tuvieron que desistir de celebrar con ellos la Santa Misa.

Este fue el comentario que un profesor le dijo a las hermanas: “En la primera clase ustedes no rezaron la oración con los muchachos. En la segunda clase, sí lo hicieron y luego la atmósfera cambió por completo. ¡Se percibía una sensación de paz! Quería decirles esto para animarlas a orar la oración en todos los salones. Ella da realmente paz; incluso a mí.”


Los feligreses de Omignano Scalo en Cilento, realizaron una idea muy original: un triduo en honor de la Señora de todos los Pueblos. Junto al párroco y al alcalde, dos alcaldes provenientes de los pueblos vecinos, recibieron a la Madre de Dios a la entrada del pueblo. Llevaron la grande imagen de la Señora de todos los Pueblos en procesión hacia la plaza de la Iglesia. Aquí el alcalde y el párroco le entregaron simbólicamente a la Virgen María una llave, como expresión de su deseo de confiarle la parroquia y el pueblo entero.

También la Madre de todos los Pueblos visitó la aglomerada Cárcel Regina Coeli en Roma, con más de 1.000 presos. Durante la Santa Misa celebrada en el patio interior, se les permitió a nuestras hermanas hablar durante 10 minutos sobre la oración de la Señora de todos los Pueblos y su importancia, como también de orarla junto a los detenidos al final de la Santa Misa.
Cuando los internos regresaron a sus respectivos sectores, uno de ellos regresó rápidamente y le pidió a las hermanas: “Por favor, ¿Me podría regalar más imágenes? Allí adentro hay algunos compañeros que también quisieran recibir una imagen”. Es más, también los guardias aceptaron con gusto la imagen con la oración.

En los mensajes de Ámsterdam, la Madre recuerda constantemente la Cruz, el Hijo y los Sacramentos. El siguiente ejemplo se refiere propiamente a lo último.

En el 2010 nuestras misioneras de Nové Hrady, en República Checa, durante la elaboración de las coronas de Adviento, le hablaron a los niños sobre la Madre de todos los Pueblos y los animaron a orar su potente oración. Zdenka se tomó muy a pecho esta invitación. Aunque no estaba bautizada y provenía de una familia no creyente, esta niña comenzó desde entonces a orar todos los días la oración de Ámsterdam. ¡Y esto dio buenas consecuencias!
Muy pronto comenzó a frecuentar las clases de religión y la Santa Misa cotidiana, así nació en ella el deseo de recibir el Bautismo y la Santa Comunión. ¡Y no sólo esto! Zdenka también invitó a sus amigas a participar de la catequesis y de la Santa Misa; para ella era una verdadera necesidad que también sus compañeras reconocieran a la Virgen María como su Madre personal. El 8 de mayo del año pasado llegó finalmente el momento tan esperado por ella, quien había cumplido diez años. Tras haber recibido una buena preparación, Zdenka recibió el sacramento del Bautismo y este año hizo la Primera Comunión.

Dejémosle ahora la palabra al profesor Johann Piendl, padre de siete hijos (ver foto de la familia) de Abensberg, en el corazón de Baviera/Alemania:

“Estoy muy contento de poder informarles sobre la restauración de una capilla en honor a la Señora de todos los Pueblos. En un maravilloso lugar de allersdorf, entre Ratisbona e Ingolsadt, se encuentra el Santuario de la Asunción de María. Está rodeado por diez capillas dedicadas a la Santísima Virgen, que se puede decir, es la guía en el santuario de los peregrinos hacia Jesús.

Cada capilla representa un misterio sobre la vida de la Virgen María. Con una antigüedad de tres siglos, todas las capillas estaban en pésimo estado y faltaban fondos para restaurarlas. La chispa decisiva llamó la atención por la siguiente decisión por parte de la autoridad eclesiástica: ‘quién proveía el renuevo de una de las capillas, estaba autorizado para introducir la imagen de María o de un santo a su elección’. Como por arte de magia me sentí atraído por la primera y la última capilla. El motivo: la primera capilla estaba dedicada a la Inmaculada Concepción, dogma proclamado después de la aparición de la Santísima Virgen en la “Rue du bac” en París, la cual constituyó el inicio de la época mariana.

Una vez terminada la renovación de esta capilla, sentí fuertemente el deseo –casi como una tarea– de restaurar también la décima capilla, como la coronación de todo, con la imagen de la Señora de todos los Pueblos.
¡Pero cuántas dificultades se tuvieron aún que superar! La capilla se encuentra directamente en un punto crítico sobre la pendiente, y la fachada se había hundido 20 cm; las paredes estaban agrietadas. Los costos, se decía, serían muy elevados. Además, para los expertos, existía el peligro que se derrumbara sino se reafirmaban las bases.
A pesar de todas las dudas, tenía confianza que con la bendición divina se lograría también la restauración de esta antigua capilla. En las paredes laterales elegimos las imágenes de Jesús Misericordioso, San José y el Ángel de la Guarda; y en las columnas externas la oración de Ámsterdam en ocho idiomas diferentes.

Tras 10 meses de trabajos, el 13 de mayo del 2012, la capilla fue inaugurada por el padre Antonio María Sohler. En la homilía dijo muy apropiadamente: “María, eligió esta capilla sobre la parte más empinada y parece que quisiera darnos esta advertencia: ‘¡Alto! Quédense con su Madre, porque después de aquí está el precipicio. ¡Yo los tomo de la mano y los conduzco a Cristo, a su Santa Iglesia!’”.

Durante los trabajos de restauración pude constatar cuántas distintas personas, de diferentes edades y a cualquier hora del día, algunos casi sin querer ser vistos, permanecían llenos de confianza en la capilla. Actualmente, al interior, se puso a disposición gratuita de los visitantes una caja con imágenes de oración, folletos e imágenes de Jesús Misericordioso y de la Señora de todos los Pueblos.

De esta manera, docenas de imágenes llegan regularmente a manos de quien ora o de los peregrinos, dado que el santuario de Allersdof es bastante frecuentado también porque se llega fácilmente. La imagen de la Virgen, como Señora de todos los Pueblos, aún desconocida por muchos, les agrada tanto a los jóvenes como a los adultos.
También la veneración de la Virgen María, como ‘Madre de todos’ es muy apreciada y a menudo lleva a la reflexión.
Esperamos que esta capilla llegue a ser una fuente de bendición. ¡Que la Señora de todos los Pueblos sea nuestra Abogada!”.

Naturalmente, también en otros países existen capillas en honor de la Señora de todos los Pueblos.

En Croacia, Milena Cosic, quien hoy se encuentra entre nosotros, como signo de agradecimiento por la sanación de su hijo, construyó una capilla en la cual cada semana se celebra una Santa Misa por la unidad.

Algunos miles de kilómetros más hacia el sur, en el Congo, el padre agustino Ferdinand Bodensteiner de Oberpfalz trabaja como misionero desde hace más de 40 años.

En enero de este año, el Padre Ferdinand consagró una estatua de la Señora de todos los Pueblos y una capilla para peregrinajes en Amadi, erigida por los nativos del lugar.

“Me parecía que la Señora de todos los Pueblos iba muy bien en este lugar”, nos dijo por teléfono. “Las personas la han acogido bien y vienen para rezar la oración de Ámsterdam en Lingala, un idioma bantú, la cual tiene también en el mismo idioma la inscripción que está sobre el mundo”.

Un impresionante ejemplo sucedido en Austria, demuestra como la Madre de todos los Pueblos nos puede acompañar en el lecho de muerte.

La hermana Ángela nos narra: “El 22 de octubre del 2011, después de una Jornada de Oración en Suiza, nosotras viajábamos hacia Innsbruck. Animadas por un nuevo entusiasmo, no queríamos perder ninguna oportunidad de repartir las imágenes con la oración. Así, no dejamos “escapar” al oficial de aduanas en la frontera entre Liechtenstein y Austria; a pesar de que nos hizo señas para seguir. Contrariamente a cuanto se podría esperar, miró atentamente la imagen y dijo:‘Esta la estoy necesitando para mi hijo, que está entre la vida y la muerte en el hospital de Innsbruck’. ‘¿Podemos visitarlo? Se me ocurrió preguntarle. ‘Me alegraría mucho’. Y así, al día siguiente fuimos al hospital.

Al entrar en la habitación, pensé dentro de mí: 'Éste no puede ser Simón, el hijo de 30 años de edad’. Debido a la quimioterapia y de haber sido sometido a 30 operaciones, Simón parecía ser una persona anciana. Su rostro no expresaba ninguna alegría de vivir. Alejado de la iglesia y también ahora, absolutamente privado de alguna esperanza, pensaba incluso en el suicidio. Le conté cómo había conocido a su padre en la frontera y le regalé una imagen.

Desde entonces todos los días visitamos a Simón y rezamos con él. Así empezó una auténtica amistad entre nosotros, la cual continuó hasta su muerte; ocurrida algunos meses después. Al principio no quería escuchar nada sobre el cielo, pero poco a poco pudimos constatar un cambio en su interior. Pidió recibir la Santa Comunión, recibió varias veces la unción de los enfermos y oraba gustosamente con nosotras. Tranquilo y sereno entregó su alma a Dios el 3 de febrero, viernes del Sagrado Corazón de Jesús.
No dejamos de sorprendernos de como la Madre de Dios, con una sencilla imagen, haya logrado guiarnos a Simón y prepararlo para la muerte. En sus últimas semanas de vida aquí en la tierra, se cumplió lo que la Señora de todos los Pueblos dijo en Ámsterdam: “Pueblos, déjense conducir hacia el Señor, déjense guiar de la mano de la Señora a los Sacramentos”. Ella, literalmente, lo condujo hacia los Sacramentos”.

La Madre de todos los Pueblos desea que cada uno pueda rezar la oración en su idioma materno. Con frecuencia es muy interesante el modo como se lleva a cabo una traducción:

En marzo del 2011, estábamos en el congreso “Encuentro de la Iglesia mundial” instaurado por la organización “La Iglesia en necesidad” (Kirche in Not). En esa ocasión conocimos al profesor y especialista bíblico P. Emmanuel Asi de Pakistán, quien tradujo en Urdu la oración de la Madre de todos los Pueblos. El P. Asi nos propuso imprimir la oración en Paquistán, para poderla distribuir en septiembre a los miles de peregrinos participantes del anual peregrinaje nacional, durante la fiesta de la natividad de la Virgen María.
¡La idea era buena, pero no era tan sencilla realizarla! En efecto, como siempre, también la traducción en Urdu tenía que ser revisada por una persona independiente. Pero, ¿dónde se podía encontrar, cuanto antes, una persona que estuviera en grado de realizar tal control? El tiempo apremiaba y las imágenes con la oración debían estar listas antes del 8 de setiembre.
El 13 de agosto, durante un viaje en tren hacia París, la hermana Alessandrina conoció a una familia católica de Paquistán.

Y resultó que tanto Francis Rehmat como su esposa Céline eran profesores de Urdu. Con mucho gusto aceptaron revisar la traducción. ¿Cómo no reconocer en esto un signo que la Madre de todos los Pueblos realmente quería que su imagen con la oración, se difundieran el día de su cumpleaños?

En octubre el P. Asi nos confirmó que las imágenes se pudieron imprimir a tiempo en Paquistán y difundidas en ocasión de la ceremonia inaugural del peregrinaje nacional al Santuario de Mariambad.
En presencia de miles de peregrinos, muchos sacerdotes, religiosas, catequistas, algunos obispos y personalidades políticas, el P. Asi, explicó el significado de la imagen y de la oración de la Señora de todos los Pueblos.

Después, una vez más, nos dimos cuenta cómo un apostolado fructuoso se apoya siempre en oraciones y sacrificios ocultos. En efecto, Francis Rehmat nos dijo que tras un error del médico, su hijo mayor Sunil, quedó completamente paralizado. En la Santa Misa de hoy, la familia Rehmat llevará al altar las ofrendas en nombre de todo Paquistán.

A quien le sucediera que por vacaciones o por otros motivos fuera a las islas de Filipinas, en los aeropuertos de este inmenso archipiélago podrá encontrar la imagen de la Señora de todos los Pueblos.

De hecho, el 24 de octubre del 2011, Edgardo Cortés, subdirector general de las autoridades civiles de aviación de Filipinas, envió un comunicado por escrito a los directores de al menos 100 aeropuertos civiles, invitándolos a acceder para que la imagen enmarcada de la Señora de todos los Pueblos fuera colocada de modo permanente en un lugar adecuado en el aeropuerto. Desde entonces Zenaida Belcina se ocupa diligentemente del envío de las imágenes enmarcadas en cada uno de los aeropuertos. Muchos de ellos ya enviaron una fotografía del lugar donde se ha colocado la imagen.

En la foto, el área de control de embarque del aeropuerto de Silay en la isla de Negros. Cada semana el puesto donde se colocan las imágenes de oración se debe llenar de nuevo.
El pasado mes de abril, los visitantes de filipinas que estuvieron en la capilla de Ámsterdam, confirmaron que vieron el cuadro de la Santísima Virgen en los aeropuertos nacionales.


Hermana Juliana: El año pasado, en abril, junto a otra hermana tuvimos la posibilidad de hablar sobre la Señora de todos los Pueblos en dos colegios elementares de Londres. El primer colegio Santa María, al norte de la ciudad, estaba compuesto por cuatro clases, con alumnos de diferentes nacionalidades y confesiones religiosas. La Directora se alegró mucho del cuadro con la imagen de la Señora de todos los Pueblos, prometiéndonos colgarlo a la entrada del colegio, para recibir protección.

El segundo colegio estaba bajo el patronato de san Ignacio, con 340 alumnos. El Director Jim Coffey nos acompañó personalmente en cada clase. Al inicio se mostró más bien reservado, pero ya en la segunda clase, él mismo nos ayudó con la distribución de las imágenes entre los alumnos. Nos pidió más material informativo y le dijo a los alumnos: “Niños, de ahora en adelante añadiremos esta oración en nuestras oraciones cotidianas”.

Como se puede ver en las fotos, los niños también acogieron con mucha alegría la imagen, algunos incluso la besaron. En cada clase rezamos juntos la oración.



También de Irlanda podríamos referir muchas conmovedoras reacciones que muestran como –en colegios o en campos vacacionales– los niños y los jóvenes aceptan con gusto la Madre de todos los Pueblos. Pero hoy, desafortunadamente, el tiempo limitado no nos lo permite.


Queremos todavía mencionar un ejemplo muy particular ocurrido en una escuela de Argentina:


La Santísima Virgen pide que la difusión se haga a través de medios modernos:

En noviembre del 2011 en Ámsterdan las hermanas tuvieron la posibilidad de tener una video-conferencia sobre la Señora de todos los Pueblos. A través del computador de las oficinas del Santuario, se realizó el enlace con el computador de una escuela en Sudamérica. Allí, en el colegio Cardenal Pironio de Buenos Aires, la conferencia se proyectó en la pared.
Por primera vez, mediante este moderno medio técnico, la Madre de todos los Pueblos “visitó” otro continente, mientras que los peregrinos oraban en la capilla por el éxito del experimento.

Al finalizar el encuentro, una profesora que –había hecho numerosas anotaciones– dijo: “Estoy profundamente emocionada por todo lo que he aprendido y proveeré para que cada uno de los alumnos reciba la imagen con la oración de la Señora de todos los Pueblos. En todas las escuelas aprenderemos la oración y la oraremos juntos con todos los alumnos.”

Ya que estamos en Suramérica, demos un salto a Perú:

Allá están las hermanas dominicas, quienes propagan las imágenes en los conventos de su Orden, de donde luego y con gran diligencia se han distribuido entre los alumnos de sus numerosos colegios.

La superiora general, madre Antonina Alfaro Minchola, manifestando su agradecimiento por el material recibido, durante su visita en las casas en Argentina y Perú, llevó consigo 1.000 imágenes para las hermanas.

El interés por las imágenes es tan grande, que Mónica Farah, ciudadana de la ciudad de Lima, debe mandar a imprimir continuamente miles de imágenes.

Mónica Farah, quien hoy se encuentra entre nosotros, vivió en Lima una experiencia inolvidable.
Un día, regresando a su casa iba triste y desanimada, cuando en la calle vio a un hombre sin brazos y piernas. Rápidamente y acompañada por algunas palabras consoladoras, le dio un poco de dinero y siguió su camino.

Después de algunos pasos, escuchó al pobre que decía: “¡Soy ciego!”.
Mónica regresó y llena de compasión, le habló al minusválido de la Señora de todos los Pueblos y sobre el valor del sufrimiento ofrecido. ¡Cuánto se lamentó de no haber tenido consigo alguna imagen con la oración!
Pero de todas formas, eso no era tan importante, dado que no le hubiera servido al invidente. Así empezó a orar la oración y a repetirla, frase por frase, hasta que el ciego la aprendió de memoria. Una mujer que asistió atentamente a la escena, escribió el texto de la oración. Y esto a pesar de que era evangélica, como también lo era el hombre invidente.
Cuando al final los tres se despidieron, Mónica experimentó un sentimiento de felicidad, como si hubiera recibido un regalo. Su tristeza y preocupaciones habían desaparecido. En este caso, la oración realizó su efecto sin haber dado exteriormente la imagen, también si es recomendable tener siempre consigo algunos ejemplares.


¡A propósito de las imágenes! Queridos peregrinos, la Madre de todos los Pueblos nos dio personalmente “su” imagen y “su” oración para la ACCIÓN MUNDIAL. Para concluir, presten atención a la nueva imagen impresa con dos lados internos; contiene las principales informaciones, de tal forma que no sean necesarias muchas explicaciones cuando se le entregue a alguien. El texto se traduce cada vez más en distintos idiomas. ¡Colaboren para que la Madre sea siempre más conocida!
Si después, quieren dar un regalo, pueden ofrecer la imagen con la oración en el formato moderno y plastificado, parecido a una tarjeta de crédito. También está el folleto que contiene información sobre la Madre de todos los Pueblos, recomendable para quien demuestra mayor interés.
Aún más completa y detallada es la revista ilustrada, con la conferencia hecha por el P. Paul María Sigl hace tres años en Colonia, la cual se puede adquirir según la elección, en 17 idiomas.

El Padre de Waard, misionero holandés, quien trabaja en Brasil, pidió cientos de estos ejemplares de la conferencia en portugués y desde abril se reúne cada semana con sus feligreses para estudiar su contenido. De esta manera quieren profundizar la maternal vocación de la Virgen María.

Una pequeña indicación: si regresando a casa se dan cuenta que hoy no llevaron suficientes imágenes, pueden pedirlas a través de Internet en la tienda de la página web de la Señora de todos los Pueblos.
Gracias por su atención.

 
 
  • Deutsch (DE-CH-AT)
  • Italian - Italy
  • Nederlands - nl-NL
  • Español(Spanish Formal International)
  • French (Fr)
  • English (United Kingdom)