Está prohibido la reproducción de los textos sin indicación de la fuente
   www.de-vrouwe.info 

para las imágenes es necesario el permiso escrito.

Aquí abren la página web oficial de la fundación Vrouwe van alle Volkeren.


Imprimir Email

Posición actual de la Iglesia

De los hechos de Ámsterdam no sólo se han ocupado Mons. Huibers y sus sucesores, sino también la Congregación para la Doctrina de la Fe en Roma.
Las investigaciones y consultas de las comisiones diocesanas han durado años. En el mes de mayo de 1974 la Congregación para la Doctrina de la Fe envió una carta al obispo de Haarlem-Ámsterdam, Mons. Zwartkruis, y publicó en el “Osservatore Romano” una nota diciendo que “non constat de supernaturalitate”, lo cual quería decir que “la sobrenaturalidad” hasta entonces “no había sido probada”.

En 1996, veintidós años más tarde, Mons. Bomers, obispo de Ámsterdam, y su Auxiliar Mons. Jozef M. Punt, –ante las numerosas peticiones de Holanda y de otros países– tras haber consultado la Congregación para la Doctrina de la Fe, oficialmente autorizaron la veneración pública de María con la advocación bíblica de “Señora de todos los Pueblos”.
Lo hicieron con una comunicación escrita dada el 31 de mayo de 1996, en la que se lee entre otras cosas:

“Hace falta distinguir las apariciones y los mensajes, de una parte, y el título mariano de ‘Señora de todos los Pueblos’ por otra.
Por el momento, la Iglesia no está en condiciones de pronunciarse sobre el carácter sobrenatural de las apariciones ni sobre el contenido de los mensajes, y deja a cada uno la libertad de hacerse un juicio personal según su propia conciencia.
La oración ‘Señor Jesucristo, Hijo del Padre…’ en que aparece el título de ‘Señora de todos los Pueblos’ ya obtuvo en 1951 la aprobación eclesiástica del obispo de Haarlem de entonces, Mons. Huibers. Así mismo, en lo que se refiere al culto público de María con esta advocación, no hay objeciones por parte nuestra”.

El 31 de mayo de 2002, el actual Obispo diocesano de Ámsterdam, Mons. Jozef M. Punt, hizo una declaración escrita “acerca de la autenticidad de las apariciones de María como la Señora de todos los Pueblos en Ámsterdam durante los años 1945 - 1959”.

gt09_padre_anerkennung

En su declaración leemos:

“Como ya se sabe, mi predecesor, Mons. H. Bomers y yo, permitimos la devoción pública en 1996...

Entre tanto, han transcurrido seis años y me consta que esta devoción ha tomado un lugar en la vida de fe de millones de personas en todo el mundo y que cuenta con el apoyo de muchos obispos... En pleno reconocimiento de la responsabilidad de la Santa Sede, es en primer lugar deber del obispo local pronunciarse, según su conciencia, sobre la autenticidad de revelaciones privadas que están sucediendo o que han sucedido en su diócesis.

Por tal motivo pedí una vez más el consejo de diferentes teólogos y psicólogos, sobre los resultados de investigaciones precedentes, junto con las preguntas y objeciones planteadas... He solicitado también el juicio sobre los frutos espirituales y el desarrollo sucesivo, a un cierto número de hermanos obispos que hacen la experiencia en sus diócesis de una gran veneración a María como Madre y Señora de todos los Pueblos.

En vista de dichas opiniones, testimonios y desarrollos, y considerándolo todo en la oración y reflexión teológica, ello me conduce a la constatación de que las apariciones de Ámsterdam tienen un origen sobrenatural”.



De la Conferencia del P. Paul María Sigl,
Dios nos indica el camino hacia la verdadera paz por medio de María, la Madre de todos los Pueblos
Colonia, 31 de mayo de 2009

 
 
  • Deutsch (DE-CH-AT)
  • Italian - Italy
  • Nederlands - nl-NL
  • Español(Spanish Formal International)
  • French (Fr)
  • English (United Kingdom)